Sea por la «forzada» transición que muchos negocios han tenido que realizar hacia el trabajo en remoto de sus empleados (a semana completa o en modo híbrido, unos días en casa y otros en la oficina), sea por qué era algo que ya se estaba «cocinando» por el gigante de Redmond, Microsoft ha anunciado una nueva versión virtualizada de su sistema operativo Windows, esta vez accesible desde la nube. Este nuevo servicio de computación en la nube llamado Windows 365, responde a la nueva forma «híbrida» de trabajar en un entorno más distribuido, transformado por procesos virtuales y colaboración remota, en la que los empleados necesitan acceder a recursos corporativos en todas las ubicaciones y dispositivos, evitando cualquier amenaza de ciberseguridad.

Según indica la compañía en su conferencia anual Microsoft Inspire, Windows 365, pensado especialmente para empresas, permite que los usuarios puedan acceder a su ordenador de la oficina desde cualquier otro dispositivo (un MacBook personal, el ordenador de casa, una tablet Android, un iPad, dispositivos Linux, etc…) y estará disponible a partir del 2 de agosto de 2021 para todo tipo y tamaño de organizaciones.

Ventajas de Windows 365

1.- Sin preinstalación

La principal ventaja que aporta es que no requiere preinstalar Windows en esos dispositivos, es decir, tendremos acceso a un sistema Windows completo y usaremos la misma instalación con una sola cuenta (suscripción por usuario por mes), independientemente del sistema del dispositivo desde el que nos conectemos, accediendo exactamente al mismo escritorio, con las mismas aplicaciones, datos, archivos y configuraciones.

2.- Experiencia de Windows completa y personalizada desde cualquier dispositivo

Windows 365 proporciona una experiencia totalmente nueva: el PC en la nube. El software y el sistema de archivos estarán alojados en una máquina virtual remota, de manera que, además de permitir y asegurar el acceso remoto a los recursos de tu organización allá donde estés, mejora la productividad y la colaboración entre empleados, proporcionando una experiencia completa de arranque instantáneo, basada en el poder de la nube y las capacidades del dispositivo, con toda la seguridad y protección que garantiza la nube de Microsoft.

Con el acceso al PC en la nube, no importa desde el dispositivo con el que accedas. Puedes iniciar sesión y continuar trabajando en lo que hacías en la oficina, entre reuniones desde tu tablet o al llegar al hotel durante un viaje, justo donde lo dejaste, porque el estado de tu PC en la nube sigue siendo el mismo, aunque cambies de dispositivo.

3.- Simplicidad, flexibilidad, escalabilidad y seguridad

El acceso a Windows 365 es simple a nivel usuario: con el PC en la nube, sólo han de iniciar sesión desde su dispositivo y seguir trabajando donde lo dejaron. Para los especialistas en IT, Windows 365 también simplifica la implementación, las actualizaciones y la administración de los PC en la nube, de la misma manera que administra los PC físicos a través de Microsoft Endpoint Manager. A pesar de estar construido en Azure Virtual Desktop, simplifica la gestión a los administradores y no requiere de ninguna experiencia en virtualización, a diferencia de otras soluciones. Ello brindará una oportunidad a aquellas empresas que hasta ahora no se habían atrevido a probar la virtualización, por resultarles demasiado costosa o compleja.

amgerpro_Microsoft Endpoint Manager screenshotAl llevar el sistema operativo a la nube, se proporciona una mayor flexibilidad a las organizaciones, que pueden ampliar/reducir su plantilla en función de las necesidades del negocio, sin los inconvenientes logísticos y de seguridad que supone la asignación de nuevo hardware «físico». Así pues, en el caso de contrataciones temporales o de personal externo, dando de alta la cuenta, el usuario puede acceder a ella y a todos los recursos corporativos asociados desde su/s propio/s dispositivo/s, sin dejar de garantizar la seguridad de los datos de la organización.

La información está protegida y almacenada en la nube, no en el dispositivo. Al estar siempre actualizado y basado en la solidez de las capacidades de seguridad de la nube de Microsoft, Windows 365 simplifica la seguridad y recomienda la mejor configuración de seguridad para el entorno concreto de la organización. La autenticación multifactor (MFA) es clave para verificar explícitamente cualquier inicio de sesión o intento de acceso a un PC en la nube a través de la integración con Microsoft Active Directory (Azure AD).

Además, la nube también proporciona versatilidad en la potencia de procesamiento y el almacenamiento, lo que permite a IT monitorear el rendimiento del PC en la nube y escalar arriba o abajo sus capacidades, según las necesidades del usuario o la organización.

4.- Análisis y diagnóstico de funcionamiento continuo

Desde el panel de Endpoint Analytics, el equipo de IT podrá observar el estado de la conexión a redes para asegurar que los usuarios del PC en la nube obtienen todo el rendimiento que necesitan en su red para ser productivos. Además podrán identificar cualquier fallo de conexión mediante los avisos del servicio de diagnóstico de funcionamiento, que verifican continuamente su funcionamiento en todo momento.

Windows híbrido para un mundo híbrido

El entorno laboral ha cambiado. Los empleados necesitan tecnología allí desde donde trabajen y ésta ha de ser familiar, segura y ha de estar siempre disponible. Con Windows 365 los usuarios podrán tener varios ordenadores a su disposición, con una sola cuenta y accesibles desde cualquier dispositivo aprovechando todo el potencial del entorno Windows.

 

Si deseas conocer en detalle las posibilidades de Windows 365 o las ventajas que la virtualización en el entorno de Microsoft Cloud ofrece para tu negocio, no dudes en contactar con nosotros.

 

Más información

Volver al BLOG

¡Síguenos por email!

Suscríbete a nuestro blog y únete a nuestra lista de seguidores.

*Leer política de privacidad.